Exposición Ninco 1993-2003 en Aloyshop, 1ª parte.

Exposición Ninco en Aloyshop.
 
 
 

El duro inicio de un gran camino

La historia del Slot, como la de tantos otros hobbies, está llena de altibajos, alternando épocas de gloria y plenitud con momentos en los que se convirtió en una afición de minorías. Los tiempos normalmente vienen marcados por los periodos de crisis, como la de los 80 en España, que llevó a que a principios de los 90 desapareciera Exin y estuviera a punto de llevarse por delante nuestro hobby. O como la actual, que está haciendo bastante daño y ha hecho que el número de aficionados se reduzca considerablemente, aunque no lo parezca por la cantidad de nuevas marcas que van apareciendo. Y es que dicen que las crisis agudizan el ingenio y es en estas épocas cuando más y mejores proyectos surgen.
 

Antigua fábrica de Exin.

Vista aérea de la antigua fábrica de Exin.


 
 
Volvemos a principios de los 90, la mencionada crisis aún hace estragos en España y Exin, propietaria de importantísimas franquicias como Exin Castillos, Cinexin o Scalextric, es una de las empresas que la están sufriendo. Las ventas han bajado considerablemente, las vídeo consolas ya son un más que peligroso rival y el intento de recuperar beneficios invirtiendo en nuevas líneas de producto no está funcionando, Exin está condenada al cierre y así lo anuncia al comité de empresa para comenzar las negociaciones. Entre los acuerdos alcanzados se dice que uno de ellos fue que los empleados se quedaran con material de la empresa como moldes, dibujos originales o prototipos, lo que provocó que lo que parecía un desastre para el hobby en España, la desaparición del fabricante más importante y de la marca por antonomasia del Slot, fuera el detonante para una de las mejores épocas del Slot.
 
Para la marca Scalextric la época post-Exin pasa por ser probablemente la peor. La licencia es adquirida por la multinacional juguetera Tyco que la convierte en un juguete más dentro de su catálogo y acaba deshaciéndose de ella tan solo cinco años después mediante la venta a Tecnitoys. Pero para el Slot el cierre de Exin supuso la aparición de nuevas marcas en manos de ex-empleados de Exin que hicieron que el Slot resurgiera con fuerza. Y entre esas marcas se encuentra una que marcó la diferencia y destacó por encima de todas, Ninco.
 

El nacimiento de Ninco y la diferenciación como seña de identidad

Primer logo de Ninco

Con esta imagen de marca nació Ninco en 1993, el rojo ya era su color identificativo.


 
Asi llegamos a 1993, cuando Eduard Nin y Eladio Cosculluela, dos ingenieros afectados por el cierre de Exin, crean Ninco Desarrollos S.L., empresa dedicada al desarrollo, diseño y elaboración de productos en plástico. Y, claro, trabajando con plástico y viniendo de donde venían, la creación de un coche de Slot era cuestión de tiempo, poco tiempo realmente porque a finales de ese mismo 1993 salían a la venta sus dos primeras referencias acompañadas de un gran surtido de recambios.
 
Si algo tenían claro Eduard Nin y Eladio Cosculluela eran dos cosas: que el momento era el adecuado, se salía de la crisis y Tyco había dejado de lado al aficionado para sacar juguetes con la marca Scalextric, y que necesitaban diferenciarse para llegar a ese aficionado demasiado acostumbrado a un concepto de Slot que llevaba casi 30 años inamovible. La diferenciación sería la clave.
 
Y esa diferenciación comenzó con la elección de su primer modelo, cuando lo habitual eran los GT o turismos espectaculares como los DTM o los IMSA, Ninco presenta como primer modelo el pequeño Renault Clio 16 V, espectacular con sus pasos de ruedas ensanchados pero un utilitario a fin de cuentas, que además recordaba mucho a las clásicas pelotillas como el 600 o el Mini. Pero el caso es que fue un éxito, no se sabe muy bien si por esa nostalgia que provocaba ver esa pelotilla en los escaparates, huérfana de compañeros y débil ella entre tanto vehículo super espectacular, o por la serie de mejoras que Ninco introdujo en su coche que abrieron el camino del Slot de competición ultra especializado que vivimos hoy en día. O quizás por ambas cosas.
 
Catalogo Clio

Así se presentó Ninco a los comercios y usuarios finales.
En la parte inferior derecha está el desglose de recambios y sus referencias.


 
Y es que Ninco no se contentó con hacer un coche para dar vueltas por la pista, le dotó de una serie de mejoras pensadas y orientadas a conseguir el mayor rendimiento posible en pista que hicieron que fuera el coche elegido para las 24 horas de Bruselas de ese mismo 1993. Entre estas mejoras tenemos:
-Nuevos plásticos más rígidos y la vez más ligeros, que no comprometían la resistencia de la carrocería pero ayudaban a bajar el centro de gravedad al reducir el peso de esta.
-Nuevo motor, más compacto y ligero, el conocido Ninco NC1.
-Nuevos neumáticos más blandos.

Y dos muy importantes que son las que de verdad marcaron la diferencia:
-Nuevo diseño de chasis plano y con menos tornillos, para favorecer la basculación de la carrocería.
-Soporte de motor independiente , creado con la intención de hacer más fácil la sustitución del motor y, en un futuro, poder utilizar otros formatos.
 

El entonces revolucionario chasis del Clio.

El chasis diseñado para este Clio destacaba por ideas como el soporte de motor independiente, el diseño simplificado respecto a lo visto hasta entonces y el anclaje con solo dos tornillos.


 
Todos estos detalles hacían que el pequeño Clio resultara mucho más efectivo de lo que su aspecto de pelotilla mostraba. Además era una gran base para contentar a todos los aficionados, ya que existían versiones tanto de circuito como de rallye, lo que se vio reflejado en las decoraciones y versiones que fueron saliendo al mercado y también en los parques cerrados de tramos y circuitos.
 
Tampoco se dejó de lado el aspecto recambios y preparación del coche, saliendo al mercado las dos primeras referencias junto a una serie de respuestos que no solo nos permitían sustituir piezas estropeadas o neumáticos gastados, nos permitían mejorar nuestro coche con unos neumáticos más blandos, los denominados Super Racing. Y poco a poco irían llegando más novedades.
 

1994, la confirmación

 
Una vez lanzada la marca, en un momento propicio y con un buen resultado, lo siguiente era crecer y afianzarse en el mercado, y eso se consiguió en su segundo año de vida. 1994 fue el año de la confirmación y comenzó con una nueva variante del Clio que conquistó a un nuevo sector de aficionados. Con la referencia 50103 nacía el primer coche de rallye de Ninco en la versión Diac que pilotó Ragnotti en el Rallye de Montecarlo, un rallye y un piloto míticos para mantener el interés en una reproducción que también lo sería.
 

Renault Clio DIAC Jean Ragnotti

El Renault Clio de Jean Ragnotti fue el primer coche de rallye de Ninco.


Pero no solo de Clios vive el aficionado, llegaba el momento de lanzar un nuevo modelo, de ampliar la gama y de sorprender de nuevo. Y vaya si lo consiguieron, eligiendo para ello un campeonato que en ese momento solo era conocido en España por los aficionados más accérimos del mundo del motor, a pesar de lo espectacular de sus coches y carreras. Hablamos, por supuesto, del Deutsche Tourenwagen Masters, más conocido como DTM. El campeonato de turismos alemán era un auténtico espectaculo de brutales prototipos basados en coches de calle que estaban a la altura en aspecto y prestaciones de los mejores GT’s pero que fuera de su país eran muy poco conocidos.
 
En España eso cambió cuando Ninco lanzó sus referencias 50104A y B, los espectaculares Alfa 155 V6 Ti. Su espectacularidad estética y su gran rendimiento en pista hicieron que los campeonatos DTM rápidamente poblaran los calendarios de los clubes españoles. Y para no quedarse solos, con la referencia 50105 llegó el coche naranja, patrocinado por Jaggermeister y pilotado por Bartels, que se convirtió en el favorito del público e inició múltiples colecciones monotemáticas.
 
Los Alfa 155 V6 Ti inauguraron los DTM en Ninco.

Los Alfa 155 V6 Ti inauguraron los DTM en Ninco con los dos coches oficiales y su característica decoración Alfa Corse en rojo. Les siguió el Jaggermeister de Bartels, que sirvió para que muchos dedicaran su colección a este característico espónsor y su característico naranja.


 
Los Alfa fueron un nuevo éxito para Ninco, así que el paso lógico era continuarlo, y así lo hicieron con los Mercedes Clase C, que nacieron en dos decoraciones con dos variantes cada una. Primero y con referencias 50106 A y B, los coches del Team Sonax AMG y dorsales 3 y 4.
 
DSCF6385

Los Mercedes destacaron por incorporar detalles novedosos hasta entonces como la pintura metalizada y los detalles cromados.

 
La siguiente fue la referencia 50107, también en versiones A y B, del Team Zakspeed, patrocinados por Promarkt y con dorsales 13 y 14. Como anécdota cabe destacar que estos Mercedes, merced a su gran comportamiento y la permisividad de los reglamentos de la época, fueron muy utilizados en los campeonatos de Rally Slot.
 

El Team Tabac  conformó la segunda decoración lanzada del Mercedes.

La vistosa decoración amarilla del Team Zakspeed fue la elegida para el segundo Mercedes de Ninco.


 

La colaboración con el RACC y el inicio de las series especiales

 
1994 fue también el inicio de la colaboración con el RACC y el Rallye Slot que se organizaba en paralelo a la prueba del Campeonato del Mundo de Rallyes que organizaba la asociación automovilista catalana. Dicha relación aún perdura y comenzó, como no podía ser de otro modo, con un Renault Clio que se lanzó en dos exclusivas ediciones limitadas, una de ellas muy cotizada y reservada a los pilotos participantes en el Rally Slot paralelo, con una decoración creada específicamente para el evento en la que cambiaba la imagen del techo según la versión.
 

Los Clio del RACC

El Clio del RACC fue la primera edición especial de Ninco.
A la derecha, las dos versiones, la exclusiva de pilotos con el nombre del rally primero y la comercializada en tiendas después.


 
Pero antes de esta colaboración con el RACC hubo otro Clio especial, que en España llegó a ser cotizadísimo, siendo uno de los coches de Ninco por los que más se ha pagado. La edición especial de NSCC (National Scalextric Collectors Club) se limitó a 500 unidades con una decoración sacada de la Copa Renault Clio personalizada con un adhesivo que se incluia aparte para que lo colocáramos donde más nos gustara, aunque su sitio lógico era el techo.
 
El cotizado Clio del NSCC.

El Clio del NSCC se convirtió en el más cotizado de Ninco.


 
Esto fue solo el inicio de una gran aventura, de una andadura que llega hasta nuestros días y más alla y de la que en Aloyshop os queremos mostrar los diez primeros años, los más emblemáticos de la marca. A través de estos artículos, este es el primero de una serie de tres, de unos videos que irán acompañando a los artículos y, sobre todo, de una exposición que permanecerá en nuestra tienda hasta el siete de enero de 2015 con todos los modelos lanzados por Ninco en esos 10 primeros años junto a algo de memorabilia como catálogos y folletos, trofeos, pruebas en revistas…
 
Los primeros Clios.

Las dos referencias iniciales de Ninco tal y como las podréis ver en nuestra exposición.


 
No dudéis en visitarnos y disfrutar de esta exposición, estaremos encantados de recibiros. Y no os perdáis el siguiente capítulo de esta historia, ya disponible en nuestro/vuestro blog.

Share Button
Publicado el 18 de octubre, 2014 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Eventos Slot | Con las siguientes etiquetas Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Síguenos

Recibe cada nueva entrada de nuestro blog en tu e-mail