Exposición Ninco 1993-2003 en Aloyshop, 3ª parte. Año 1996.

 

 
Podéis leer la primera parte de esta serie (años 93 y 94) aquí y la segunda (1995) aquí.
 

1996, buscando la posición dominante

 
1996 fue un año marcado por la gran cantidad de novedades con respecto a los anteriores y por una de ellas en especial. Ese año se presentó el motor NC2, que se convirtió en casi omnipresente en cualquier competición por sus características: potente pero dócil en la entrega de potencia, con buen freno y aceleración y que además mejoraba el comportamiento de los coches ya que su mayor peso respecto al NC1 ayudaba a bajar el centro de gravedad del coche.
 

Motor NC2

Cuna para motor NC2
 
1996 supuso la aparición del nuevo NC2, que se convirtió en el favorito de la mayoría de campeonatos y que implicó el sacar al mercado un nuevo soporte de motor.


Crece el mercado, crecen las novedades
 
A estas alturas el Slot ya vivía un momento dulce, nuevas marcas aparecían y los aficionados aumentaban, por lo que era lógico que también los fabricantes aportaran más novedades. Ninco pasó de diez nuevas referencias en 1995 a trece en el 96, comenzando con un coche de moda en los rallyes de la época por lo espectacular de su carrocería, el Peugeot 306 Maxi.
 
Los 306 Maxi, espectaculares es poco.

La familia rallystica de Ninco creció en 1996 con el 306.
Inicialmento aparecieron las versiones «Esso» de Andrea Aghini y «Cepsa» de Borja Moratal que fueron complementadas más adelante con el coche conmemorativo del Racc


Año nuevo, categoría nueva
 
Que cada año Ninco inaugurara una categoría en su catálogo ya empezaba a convertirse en tradición, así que en 1996 debutaron los GT en la marca. Y de qué manera, por partida doble lo hicieron y comenzando con un auténtico F1 rodante, el Ferrari F50 que comenmoraba el 50º aniversario de la marca y venía a dar relevo al mítico F40.
 
La reproducción se realizó bajo licencia Ferrari y con la ayuda de estos, que proporcionaron los planos originales del coche, de modo que se consiguió una reproducción perfecta y, a la vez, una gran máquina de competición, dominadora en su momento, por sus medidas y peso.
 
Ferrari F50 amarillo y rojo.

El Ferrari F50 estaba reproducido a escala 1/32 exacta con unas decoraciones creadas para la ocasión al no existir ninguno en competición en el momento de su lanzamiento


 
La categoría GT se vio ampliada a final de año con el McLaren F1 GTR, que rápidamente se convirtió en alternativa al F50 en las parrillas de salida, a pesar de ser un modelo algo más crítico de pilotar pero más rápido en manos expertas.
 
Los McLaren salieron a final de año

El Mclaren F1 GTR impactaba tanto en 1/32 como en escala grande.
Se lanzó en dos decoraciones, el ganador de las 24 horas de Le Mans de 1995, en color negro,
y el tercer clasificado, color amarillo y patrocinado por Harrod’s


 
La serie Classics se asienta en el mercado
 
El Ferrari 166MM supuso una apuesta arriesgada, la costumbre era ofrecer modelos de rabiosa actualidad y está claro que los clásicos distaban mucho de serlo, pero en los 90 ya existía un gran número de coleccionistas que buscaba los coches de los inicios de Exin. Algunos buscaban recuperar sus recuerdos de infancia y lo que les interesaba eran los coches de Exin y no los modelos en sí, pero un gran número eran amantes de los clásicos y sí que querían esos coches en concreto. Esta es la razón por la que el Ferrari 166MM fue un éxito que se fue ampliando cada año.
 
Y, claro está, si el primero fue un Ferrari, el segundo tenía que ser un Porsche. El Porsche 356 A Speedster salió después del F50 y antes del McLaren, como tercer nuevo molde del año. Aunque casi se podría considerar como tercero y cuarto ya que se lanzó en dos versiones diferentes, con diferentes capotas y otros detalles que podéis apreciar en las fotos, además de los colores. Ambos llevaban aún más lejos el nivel de detalle del Ferrari 166MM y presumían sobre todo de unas medidas exactas a escala 1/32 y de unas llantas que seguramente sean las más bellas y mejor reproducidas de la historia de Ninco.

 

Los preciosos Porsche 356

Los 356-A Speedster nacieron en dos versiones.
Mientras el verde era idéntico a la versión de calle, el blanco era de competición pura
y prescindía de elementos superfluos como los embellecedores de rueda, parachoques o capota


 
El modelo verde supuso un éxito a nivel mundial, agotándose rápidamente a pesar de producirse en la misma cantidad que el resto de referencias de Ninco. Incluso hubo mucha gente que se quedó sin él y se convirtió en una pieza buscadísima por los coleccionistas. Como anécdota reseñar, además, que ambos coches fueron los primeros coches de Slot comercializados en el museo Porsche de Sttutgart.
 
Llanta Porsche 356 A de calle

Llanta Porsche 356 A de competición

Las llantas de los Porsche 356 llamaron la atención por lo excelente de su reproducción


 
Nuevas decoraciones para ampliar colecciones
 
En total fueron cuatro modelos y nueve referencias nuevos, pero no vinieron solos. Ninco ya sabía que existía un mercado que gustaba de coleccionar temáticamente y no lo olvidó, lanzando nuevas decoraciones de modelos de años anteriores. Así, 1996 vio como el catálogo de rallyes de Ninco crecía con una nueva versión del Renault Clio, la que llevó a Oriol Gómez al campeonato de España de rallyes en 1994, y del Toyota Célica con el que Gustavo Trelles disputó el Catalunya-Costa Brava de 1995.
fueron los primeros coches de Slot comercializados en el museo Porsche de Sttutgart.
 
Renault Clio Oriol Gómez

Toyota Celica Gustavo Trelles

Los aficionados a coleccionar coches de rallyes pudieron ampliar su colección con un nuevo Clio y un nuevo Celica además de los Peugeot 306


 
Los circuitos también vieron ampliado su catálogo, no solo con los GT ya mencionados, también llegaron nuevos turismos cargados de cierta polémica para los aficionados. Ninco utilizó los Alfa 155 V6 Ti del DTM para reproducir los coches del equipo oficial de Alfa Romeo en el CET, Campeonato de España de Turismos, donde se corría con reglamentación D2 bajo la cual las carrocerías tenían que derivar de las de serie, no permitiéndose ninguna modificación excepto el añadido de elementos aerodinámicos.
 
Los Alfa del CET

A pesar de que poco tenían que ver los coches del CET con los del DTM, Ninco no modificó su molde del 155 para reproducir los coches de Larini y Villamil en el campeonato español


 
1996 supuso un paso adelante para Ninco, nuevas categorías y nuevos recambios marcaron el alcance de la madurez por parte de los catalanes. Pero aún no habáin tocado techo, el 97 sería un año más prolífico y con sorpresas aún mayores. Pero eso será en el siguiente capítulo…

Share Button
Publicado el 30 de octubre, 2014 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Eventos Noticias Slot | Con las siguientes etiquetas Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Síguenos

Recibe cada nueva entrada de nuestro blog en tu e-mail