El mando de Slot. Primera parte: orígenes y funcionamiento.

Evolución del mando de Slot.
 
Es habitual en nuestro mundillo hablar mucho de los coches, sus configuraciones, cuál es la mejor preparación para este o aquel circuito o tramo, qué chasis va mejor…todo gira en torno a los vehículos y a veces nos olvidamos de un elemento que puede ser incluso más importante: el mando. Utilizar el mando adecuado al contexto en el que estemos puede marcar aún más la diferencia que un coche mejor o peor preparado. No es lo mismo correr en un tramo de rallye, que nos exige mucho freno y poder dosificar muy bien la potencia que llega a nuestro coche, que en un rápido circuito de velocidad donde lo que prima es la velocidad punta, así que tampoco tendrían que ser lo mismo los mandos que usemos en una y otra circunstancia.
 
Introducción: un poco de historia
 
La historia del mando no es tan antigua como la del coche de slot propiamente dicho, de hecho los primeros coches no se controlaban con un mando si no con un ingenioso sistema de cuerda que funcionaba presionando el coche hacia abajo, lo que accionaba un mecanismo que hacia girar una rueda que tocaba el suelo. Claro que esto tampoco era Scalextric, se denominaban Scalex.

 

Los Scalex funcionaban con un sistema de cuerda.

Un Scalex y su chasis, en el que se ve la rueda que daba tracción (Imágenes extraidas de slotforum.com y de todocolección.net).


 
Tampoco los primeros mandos eran muy sofisticados, un simple interruptor para abrir o cerrar la corriente bastaba a los primeros sloters para disfrutar tanto o más que nosotros. Pero ya se sabe, siempre queremos más y todo evoluciona, así que un día a alguien se le ocurrió poder regular la velocidad a la que iba el coche como hacemos con el acelerador de nuestros vehículos de calle. Y aparecieron los primeros mandos con resistencia, aquellos que en lugar de gatillo tenían un pulsador que se accionaba con el pulgar.
 
El siguiente avance que vieron los mandos, tras la aparición de los gatillos que ya se han convertido en estándar, fue el freno, del que hablaremos un poco más adelante, y el darles la posibilidad de cambiar la resistencia y así adaptarlos a nuestras necesidades.
 
La evolución se paró entonces y las mejoras eran más en calidad de mandos, empuñaduras y resistencias más grandes, para aguantar la demanda de potencia de los cada vez más rápidos motores, que en avances reales. Hasta que allá por los primeros años del siglo XX apareció el primer mando regulable comercial, un Professor Motor que supuso un antes y un después en nuestro hobby. Y a partir de aquí vivimos una espiral de controles añadidos que nos trajo a la actualidad, donde ya existen mandos con doble control de tracción y otras virguerías. Pero esto lo dejaremos para una entrada posterior, en esta nos centraremos en los mandos de resistencia y como funcionan.
 
Mandos

De izquierda a derecha: primeros mandos de pulgar y de gatillo con freno (foto del forero Heylaguia de Slotadictos), siguiente evolución del mando de Scalextric, mando Parma Turbo con resistencia doble y mando Professor Motor de diodos con regulación mediante ruedas (foto de Slot Car Illustrated). .


 

Cómo funciona un mando de resistencia
 

Mando de tipo pulsador (imagen extraida de slotacv.com.ar).

Mando de tipo pulsador
(Imagen extraida de slotacv.com.ar).

 
El funcionamiento de estos mandos, y de todos los de resistencia, es muy sencillo. Primero hay que entender qué es una resistencia: un bobinado cuya función es oponerse al paso de la corriente eléctrica, tiene un valor en ohmios y cuanto mayor sea este, menos corriente pasará. Como vemos en el esquema, tenemos el positivo de la fuente de alimentación conectado a un extremo de la resistencia mientras que a la pista van el negativo y el cursor del mando (el triángulo del esquema). Con el mando en reposo, sin apretar el gatillo, la resistencia es infinita y no llega corriente a la pista. Cuando apretamos el cursor, desplazamos este por la resistencia variando el valor que aplicamos de esta y, por tanto, el voltaje que llega a la pista, hasta que llegamos al tope que une al cursor diréctamente con el positivo de la fuente, aplicando todo el voltaje disponible a la pista. En la gráfica inferior vemos como responde un mando con diferentes resistencias, en el eje X tenemos el recorrido del gatillo, suelto a la izquierda y apretado al máximo a la derecha, y en el eje Y el voltaje: si la resistencia es de un valor pequeño la velocidad inicial, la que se produce al tocar la primera espira de la resistencia con el cursor, será más alta, recordad que cuanto más bajo es el valor de la resistencia más corriente pasa. Si la resistencia es de un valor alto, partiremos de un voltaje de salida más bajo, lo que nos dará una velocidad inicial también más baja y nos permitirá controlar mejor el coche.
 

Gráficas

Gráficas de diferentes resistencias.
Imagen extraida de Slotadictos.

 
El freno eléctrico o dinámico
 

Esquemas básicos de mandos de resistencia.

Esquemas de mandos de resistencia.
Imágenes extraidas del número 6 de la Guía Slot Racing.


En competición todo evoluciona, lo vemos en los diferentes campeonatos que se disputan a lo largo del mundo en cualquier modalidad, los medios utilizados no tienen nada que ver con los que se usaban hace años. En nuestro hobby pasa lo mismo, la centésima es importante y en la búsqueda de esta se comenzó a probar un sistema que no era nuevo, ya se utilizaba en máquinas industriales para detener los motores más rápido. Hablamos del freno eléctrico o dinámico.
 
Este concepto está presente en todos los mandos modernos y permite detener el motor, y por ende nuestro coche, mucho más rápido, permitiéndonos hacer apuradas de frenada increibles. Su funcionamiento se basa en que un motor, cuando deja de recibir corriente, se comporta como un generador al seguir moviéndose por la inercia, generando una corriente inversa a la inicial y del mismo voltaje. Si unimos el positivo y el negativo de nuestro mando lo que hacemos es crear un corocircuito que impide al motor funcionar como generador, bloqueando ese giro provocado por la inercia y parándolo en un tiempo mucho memor que si lo dejamos por sí solo.
 
En el esquema del mando con freno podéis apreciar que, si soltamos el gatillo, producimos ese cortocircuito del que hablamos en el párrafo anterior. Este sistema está actualmente implementado en todos los mandos, tanto para circuitos caseros como para competición.
 
Y esto es todo por esta entrega, en la siguiente entrada sobre mandos hablaremos sobre los mandos electrónicos, las curvas de potencia y sus ajustes.
   

Share Button
Publicado el 19 de julio, 2014 | Por | Sin Comentarios | En la categoría Slot Tutoriales | Con las siguientes etiquetas Etiquetas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Síguenos

Recibe cada nueva entrada de nuestro blog en tu e-mail